NO HAY AMOR MÁS SINCERO, 

 QUE EL AMOR POR LA COMIDA.